Página de Inicio / Iniciativa Ciudadana del Toledo Histórico 10º ANIVERSARIO 10º ANIVERSARIO Página de Inicio / Iniciativa Ciudadana del Toledo Histórico
Manifiesto
Cultura
Tráfico
Turismo
Ciudad
Patrimonio
Servicios
Noticias
Notas de Prensa / Comunicados
Publicaciones / Boletines Informativos
Colaboraciones
Enlaces de Interés
Servicios Web: Encuestas, Suscripciones. etc...
Escribe aquí tus opiniones, sugerencias, preguntas... etc.
Enviar Correo
 
La visión romántica de Toledo se va perdiendo entre la ciudadanía y prácticamente queda relegada a los turistas que acuden a visitarnos y sólo se llevan una visión parcial, como si visitaran un parque temático más.
 

NUEVO PARQUE TEMÁTICO

Podríamos recordar a Borges cuando citaba la necesidad de un Estado reducido al mínimo salvo en el aspecto municipal, donde consideraba necesaria cierta intervención para la buena organización de la vida civil. Sin entrar a valorar posiciones políticas sobre la organización ideal de un Estado es necesario de nuevo descubrirse ante la precisión intelectual de uno de los grandes escritores en lengua castellana de todos los tiempos. Su afirmación pone de manifiesto que, independientemente de la fórmula que busquemos para gobernarnos, el aspecto municipal es fundamental para la calidad de vida de los ciudadanos. Y así es. El motor de la vida local descansa de una forma determinante en lo que el Ayuntamiento marca. El consistorio define y regula una gran cantidad de aspectos que directamente influyen en nuestra calidad de vida, en el día a día.
Un pez no sabe que vive en el agua hasta que no sale de ella, pero, por fortuna, todos salimos y podemos vernos reflejados en el espejo de otras ciudades de nuestro país (de Europa mejor... ni hablamos. Primero, por piedad y segundo, para tener referentes de comparación homogéneos aunque no por ello menos dolorosos).

De un modo u otro, la visión romántica de Toledo se va perdiendo entre la ciudadanía y prácticamente queda relegada a los turistas que acuden a visitarnos y sólo se llevan una visión parcial, como si visitaran un parque temático más. Es lamentable por diferentes motivos: por un lado porque el secreto hermético de Toledo (y esto lo sabemos todos) sólo se puede desvelar huyendo de los itinerarios que las guías escritas proponen. La magia reside en la inmersión cultural, lo demás es quizás una postal hermosa o un escaparate bien adornado. Por otro lado, está lo que nos sucede a los habitantes en lo más cotidiano. ¿Alguien que vive aquí duda que el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad es sólo un eslogan de mercado o un recurso para la atracción a los visitantes? Sinceramente, creo que nadie lo pone en duda. Y desgraciadamente no porque Toledo no disponga de un patrimonio de referencia universal, sino porque la gestión municipal es citando de nuevo Jorge Luis Borges una historia universal... de la infamia.

¿Ustedes han visitado alguna vez una ciudad patrimonio? ¿Han visto sus jardines, su limpieza, el mobiliario urbano intacto, los servicios de información, las fuentes, los aseos, el tráfico, las actividades culturales durante las cuatro estaciones, el mimo puesto por el consistorio correspondiente en cada gesto, en cada detalle...? Ahora yo les invito a darse un paseo por Toledo y verán la antítesis reflejada en lo que los ojos contemplan. Muchas calles son auténticas cloacas inmundas y paraísos de botellones los fines de semana con horarios ininterrumpidos para locales de ocio, el pavimento del casco digno del tercer mundo (de verdad fíjense en el suelo cosido y parcheado centímetro a centímetro aunque sólo sea por curiosidad), cientos de paredes llenas de pintadas como si residiéramos en el Bronx, puertas pateadas y reventadas literalmente en más de una ocasión, jardines descuidados. Nunca he visto un pueblo por humilde que fuera en el que se haga un jardín y tras la honra de ser inaugurado firme su acta de defunción. Vamos a ver, los espacios públicos han mantenerse en el tiempo, tiene que haber un seguimiento. Cuando un banco se degrada hay que volver a pintarlo, cuando una farola se funde hay que cambiar la bombilla, cuado una papelera desaparece hay que volver a reemplazarla. ¿Alguien cuida de la ciudad? Y esto es simplemente la punta del iceberg. Recordemos que un iceberg tiene una parte visible y otra invisible mucho mayor debajo de la superficie. A buen entendedor... pocas palabras bastan.

Participar es aprender a pedir, que es aprender a exigir. Comulgo con que la responsabilidad de una ciudad digna es de todos, pero el problema es que la sordera congénita del consistorio hacia nuestras quejas, denuncias y súplicas nos está haciendo perder la fe. Ya hay ciudadanos que desencantados con el casco histórico han preferido irse a vivir a otro sitio porque no soportaban más el silencio municipal y la degradación permanente del barrio. ¿Hasta cuándo hay que continuar así? ¿Nos tendremos que ir todos de aquí de puro aburrimiento y desesperación? ¿Es este nuestro futuro, seguir viviendo en este nuevo parque temático?.


Iniciativa Ciudadana del Toledo Histórico

Calle Esteban Illán, nº 6. 45002 Toledo.
Teléfono y Fax: 925 22 67 50
E-Mails: correo@iniciativatoledo.com / portavoz@iniciativatoledo.com